28 abr. 2009

Y jugar por jugar
sin tener que morir o matar,
y vivir al revés
que bailar es soñar con los pies.